Listo para echar a correr

Me quito los lentes, froto mis ojos con mis nudillos. Los abro y todo sigue igual: el lugar descomunal y yo minúsculo. Vuelvo a sobarme los ojos, ahora con más fuerza. Así una, dos, tres veces, hasta que los ojos comienzan a arderme como si tuviera conjuntivitis.

0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacióVolver a la tienda

    Esta página web utiliza cookies para asegurar una mejor experiencia.