El lápiz es mi aliado y mi gran confesor

Las huellas de las confesiones de Sandra. / Captura de la autora.

Una es casualidad. Dos, coincidencia. Mil y pico, las veces que hemos oído de nuestros estudiantes que en Machucabotones se han reencontrado con la escritura, y como dice la autora de este texto, han corroborado que es vital para ellos. ¡Gracias por confiar en nosotros!

Querida yo:

Este 2021 he corroborado que la escritura es vital para mí. Puedo y disfruto escribir. El papel acoge con benevolencia todo lo que mi interior necesita exteriorizar, mientras que el lápiz es mi aliado y mi gran confesor. Así pues, machucando botones me he apropiado de mi historia de vida, y he realizado un autorretrato compuesto de palabras desnudas.

Agradezco a Percy, “vecino de mi alma”, por animarme a hacerlo. También ha sido motivo para terminar pendientes académicos. Quién sabe, yo del futuro, tal vez cuando leas esto ya tendremos algunas publicaciones en nuestro haber.

«machucando botones me he apropiado de mi historia de vida, y he realizado un autorretrato compuesto de palabras desnudas.»

Escucho el teclear desde alguna ventanita de Zoom y lo siento muy relajante. Mi gran reto aún es avanzar sin corregir los errores; la necesidad de parar para corregir es muy fuerte en mí: ¡gracias auto exigencia!  

Avanzar y liberar, avanzar y crear. Algo nuevo nace con cada tecla. Una escena, un paisaje, un diálogo revelador, una confesión íntima.

Historias nuevas naciendo de la mano de Sandra.

Ojalá, y una de mis pequeñas desarrolle este amor que tengo por la escritura. Creo que será Octavia. La veo escribiendo muy concentrada mensajes que salen del corazón. “No me olvides” le dice a sus abuelos que están de viaje. “Ven a mi casa a jugar”, a sus amigas que poco ve debido a la pandemia.

Esa pequeña me recuerda mucho a mí, y a mis ganas de decirle al mundo lo que me ocurría.

Se me vienen sueños locos de crear una historia a cuatro manos, o seis, u ocho: mamá, papá, Calista y Octavia. Tal vez, para cuando leas esto, yo del futuro, ese sueño se habrá cumplido.

Que las palabras siempre nazcan, liberen y transformen.


<strong>Sandra Abregú</strong>
Sandra Abregú

Psicóloga y educadora con formación en terapia de artes expresivas. Acompaña procesos individuales y grupales de autoconocimiento y desarrollo personal a través del juego y las artes. Desde pequeña ha encontrado en la escritura una forma de expresión vital para comprenderse y comunicar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacióVolver a la tienda

    Esta página web utiliza cookies para asegurar una mejor experiencia.