Machucando los botones

¿Indeciso, o indecisa, acerca de si llevar un taller de escritura? Este testimonio te ayudará a decidir. (Ve preparando tu teclado, que va a arder).

En estos tiempos plagados de información, pocas veces tenemos un espacio para reencontrarnos con nosotros mismos. Solemos vivir de acuerdo a los requerimientos del día a día. Tal vez por ello no tenemos experiencias que nos ayuden a descubrir y marcar nuestro ritmo.

Es importante que reconozcamos y valoremos esos espacios que nos ayudan a conectar con nuestro interior. Yo he tenido la dicha de encontrar uno.

Descubrí mi ritmo gracias a un curso de escritura que decidí llevar en junio de 2021. De hecho, lo reconocí. Lo reconocí porque siempre había estado repiqueteando cada vez que machucaba los botones de manera inconsciente. Aunque algunas veces aquel repiqueteo me causaba molestia; sentía que no avanzaba. Cualquier cosa que escribía no pasaba de una página y casi siempre terminaba en “documento eliminado”.

Evidencia de que María está cumpliendo su sueño.

Siempre consideré que no era buena para la escritura, a pesar de que siempre soñé con escribir algunos cuentos y una novela biográfica de mi abuela. Pues, hoy puedo decir que gracias al curso Yo Escritor de Machucabotones aprendí a escucharme, a sentir esa emoción innata de hacer algo que me apasiona: escribir.

¿Sobre qué escribía? Sobre lo que quisiera: algún objeto particular de mi escritorio, una lavadora loca, mi momento más feliz, mi autopercepción, etc. Fueron relatos tan disparatados como estimulantes. Despertaron en mí esas ganas de explorar todo tipo de escritura y romper los límites.

Aprendí también a leer, especialmente a mis compañeros. Descubrí a través de sus textos el verdadero y hermoso ser de cada uno de ellos. Y es que la escritura te permite eso. Entre líneas te brinda información sobre el autor. Aquel es el espacio en el que somos libres para dejar pistas sobre lo que se esconde en dentro de nosotros, y solo un lector atento puede percibirlo.

“hoy puedo decir que gracias al curso Yo Escritor de Machucabotones aprendí a escucharme, a sentir esa emoción innata de hacer algo que me apasiona: escribir.”

La escritura socializa, la escritura te libera, la escritura te guía en el laberinto de la vida. La escritura te desprende de esa perspectiva vieja y oxidada que no te deja ser tú mismo. Sé que todos tenemos alma de escritor, solo hay que dar un vistazo a nuestros días: siempre estamos escribiendo. Sea en redes sociales o en el trabajo, así que sabemos cómo articular palabras y frases. Sin embargo, tal vez lo que aún no hemos reconocido es que ese “machucar botones” puede llevarnos a algo más que solo correos o informes.

Como dije, la escritura libera, pero solo lo hará si escribimos a corazón abierto, sin distraernos. Esa fue una de las mejores enseñanzas que recibí en la vida y que agradezco sinceramente. Por eso considero que el curso Yo Escritor, más que un curso, es un espacio para compartir experiencias y para conectar de una vez por todas con nosotros mismos.

Como dato adicional, debo decir que no se siente como una clase o como una obligación. Es un ambiente muy cómodo y emocionante. Totalmente recomendable.


<strong>María Rebeca Justiniani Romero</strong>
María Rebeca Justiniani Romero

Natural de la hermosa Ciudad Blanca de Arequipa. Abogada por la Universidad Católica San Pablo. Escritora aficionada y coleccionista de libros. Apasionada por la literatura clásica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda

    Esta página web utiliza cookies para asegurar una mejor experiencia.